¿Se Puede Usar el WhatsApp como Prueba en un Juicio?
4.6 (91.11%) 9 votos

¿Se puede utilizar una conversación de WhatsApp como prueba en un juicio? ¿Es legal el uso de capturas de whatsapp como prueba para denunciar a alguien? ¿Puedo presentar pantallazos de whatsapp como prueba para demandar a otra persona?

Hola lector, hoy vuelvo a Modelos y Contratos para tratar un asunto de actualidad, como es el caso de los chats y de las capturas de whatsapp para utilizarlos contra alguien en una denuncia de policía o en un juicio.

Si pretendes utilizar pantallazos de conversaciones por Whatsapp, -u otra red social-, como medio de prueba para poner una denuncia o presentar en un juicio, en este post te explico cómo hacer para que ese whatsapp sea válido y eficaz como prueba.

 

El WhatsApp utilizado como prueba y su posible manipulación.

Las formas de comunicarnos cambian. Hoy en día el uso de la mensajería instantánea no solo está extendido a nivel personal, para comunicarnos con amigos o con la familia, sino también en el plano profesional. Empresas y autónomos recurren a estas herramientas para hacer negocios con sus clientes.

Por este motivo, la presencia de mensajes y/o conversaciones de whatsapp u otras aplicaciones de chat como Facebook, Twitter, Line, Telegram, Skype, Snapchat, Hangouts, etc., es cada vez más frecuentes en las denuncias policiales o en procedimientos judiciales.

Sin embargo, el principal problema de este tipo de pruebas electrónicas es verificar su autenticidad, lo que nos lleva a preguntarnos… ¿Cómo se comprueba que el whatsapp presentado como prueba no ha sido manipulado?

 

mensajes-whatsapp-prueba-juicio

Fuente: El Mundo

 

Como hemos conocido recientemente, los mensajes del whatsapp pueden ser manipulados fácilmente. Y esta mínima duda es capaz de generar la invalidez de la prueba en un procedimiento judicial.

Esta posibilidad existe.

Por un lado, se podría suplantar o cambiar la identidad del usuario, y por otra, se podría eliminar o alterar el contenido del mensaje, como puedes ver en la imagen de arriba.

 

¿Es legal utilizar WhatsaApp como prueba en un juicio?

Como te decía, cada vez es más frecuente la utilización de conversaciones de whatsapp como prueba en un juicio, aportadas tanto por el denunciante como por el acusado.

El uso de una charla de whatsapp como prueba en un juicio es perfectamente legal, pero para que estas capturas o pantallazos de whatsapp tengan fuerza probatoria, deben darse una serie de requisitos o parámetros legales que veremos a continuación.

En el caso de WhatsApp, el contenido de los mensajes no queda almacenado en el servidor del administrador de la aplicación y por este motivo un Juez no podrá solicitar a WhatsApp que certifique el contenido de determinados mensajes enviados y recibidos entre las partes.

Por este motivo, la certificación de su autenticidad se deberá acreditar examinando los dispositivos electrónicos usados durante la conversación.

Aunque en la actualidad podemos encontrarnos con muchas sentencias que dan validez a esta prueba, un whatsapp no será válido como prueba única, ya que se requieren otras pruebas, otros indicios, que apoyen o refuercen el valor de la prueba del chat.

Como digo, ya existen sentencias condenatorias donde los jueces han admitido como prueba el contenido de las conversaciones por Whatsapp u otras redes sociales, pero para que tengan eficacia se deben seguir unos parámetros legales que veremos a continuación.

 

Requisitos para el uso del WhatsApp como prueba eficaz.

Nuestras leyes no regulan específicamente el tratamiento probatorio de las comunicaciones bidireccionales mediante el uso de mensajería instantánea como Whatsapp, Facebook, Twitter, Line, Telegram, Skype, Snapchat, etc.

Para poder presentar estas conversaciones como prueba en un juicio -civil, penal, social…-, se deberán reunir una serie de requisitos que los jueces vienen estableciendo en sus sentencias.

Si queremos que nuestra prueba prospere y sea determinante en el procedimiento debemos atender a: 

  • La licitud de la prueba: para su obtención no se tuvo que haber vulnerado la intimidad de las personas o cualquier otro derecho fundamental protegido por la Constitución española.

Por ejemplo, estaríamos vulnerando la intimidad de una persona y el secreto de las comunicaciones, si grabamos una conversación ajena sin ser partícipes y sin consentimiento de quienes participan en dicha conversación, y utilizamos la grabación como prueba en un juicio. Esta prueba sería inválida y no admitida, ya que atenta derechos fundamentales.

Ya que estamos tratando este asunto, me gustaría recomendarte la lectura de un artículo que escribí en este mismo blog acerca de la intimidad y las redes sociales.

  • La autenticidad de la conversación: el smartphone o dispositivo donde se contenga el chat no puede ser manipulado, garantizando así su autenticidad. Si un móvil ha sido hackeado para alterar el contenido de la conversación o los perfiles de los intervinientes, dicha prueba no será válida.

Por otra parte, para que la cadena de custodia no se vea afectada, una forma de mantener la autenticidad es presentar la prueba en el Juzgado, ante el Secretario Judicial, para que el dueño del móvil o smartphone pueda demostrar que la conversación se ha obtenido lícitamente y se levante acta con la transcripción literal del contenido de los mensajes, perfiles y/o números intervinientes.

  • La integridad del chat: en la medida que esto sea posible, la conversación o la captura de un whatsapp que se presente como prueba debe ser lo más clara posible, procurando que la prueba sea entregada en su integridad.

En todo momento se debe tener en cuenta la llamada a la cautela que ha hecho el Tribunal Supremo en relación a la utilización de este tipo de pruebas, admitiendo que existen riesgos de manipulación del WhatsApp.

La prueba de una comunicación bidireccional mediante cualquiera de los múltiples sistemas de mensajería instantánea debe ser abordada con todas las cautelas. La posibilidad de una manipulación de los archivos digitales mediante los que se materializa ese intercambio de ideas, forma parte de la realidad de las cosas. El anonimato que autorizan tales sistemas y la libre creación de cuentas con una identidad fingida, hacen perfectamente posible aparentar una comunicación en la que un único usuario se relaciona consigo mismo.

 

Sentencia del Tribunal Supremo nº 300/2015, de 19 de mayo. La prueba pericial.

La reciente sentencia del Tribunal Supremo 300/2015, de 19 de mayo, nos viene a decir cómo debe ser tratada la prueba de una comunicación mediante los sistemas de mensajería instantánea.

El TS reconoce que existe la posibilidad de manipulación de dichas conversaciones, por lo que considera indispensable que la prueba se someta a un reconocimiento pericial en caso de que la prueba sea impugnada.

Será indispensable en tal caso la práctica de una prueba pericial que identifique el verdadero origen de esa comunicación, la identidad de los interlocutores y, en fin, la integridad de su contenido (…).

Precisamente, la impugnación de la captura o el pantallazo del chat provocará que tal prueba devenga ineficaz y por tanto que no se tenga en cuenta por el Juez.

¿Qué es la impugnación? Sino no estás familiarizado con este término utilizado en Derecho, impugnar significa objetar la validez de una idea mediante argumentos. La palabra impugnar proviene del latín impugnare que significa atacar.

Como decía antes, para evitar la impugnación de la prueba conviene presentar el móvil o el dispositivo donde se contengan los mensajes de chat ante el Juzgado para que el Secretario Judicial levante acta con la transcripción literal de la conversación de Whatsapp.

Otra forma sería acudir al Notario donde mediante acta notarial se de fe pública del contenido de los mensajes y que dicho chat se corresponde con el teléfono aportado y con los números de móviles que aparecen en el chat.

Aunque la otra parte muestre su oposición a la prueba e impugne las conversaciones basándose casi siempre en la obtención ilegal o en la posibilidad de que hayan sido manipuladas, el Juez decidirá si la prueba es admitida o no.

 

El caso de los grupos de Whatsapp para usar como prueba.

Cuando la comunicación es bidireccional, la aportación del otro dispositivo sería clave para determinar la autenticidad de la conversación (aunque en la práctica resulta difícil porque el acusado o la otra parte habrá borrado todo rastro del móvil o smartphone). De ahí que se deban cumplir cada uno de los requisitos que hemos visto en este post para demostrar la autenticidad de la prueba.

Si la conversación que queremos presentar como prueba se ha desarrollado en un grupo de whatsapp, la parte interesada deberá reunir al menos otro u otros dispositivos para poder aportar al proceso, en busca del éxito de la prueba.

En este supuesto de comunicación multidireccional es muy recomendable que la parte interesada aporte no solo su propio smartphone, sino además otros dispositivos, y siguiendo siempre las mismas pautas que veíamos antes para poder conseguir la validez de la prueba. 

 

Conclusión.

En definitiva, si quieres basar tus pretensiones o tu denuncia en una conversación de whatsapp debes ser consciente de los riesgos que existen en relación a la manipulación y suplantación de la identidad del emisor y/o receptor.

Debes estar preparado/a a la posición que adoptará el acusado o la parte contraria durante el procedimiento judicial (la impugnación).

Recuerda la necesidad de aportar otras pruebas, no solo la conversación de whatsapp.

El éxito de la prueba de whatsapp pasa por la legalidad de su obtención, el cuidado de la cadena de custodia (desde que se obtiene el mensaje hasta que se aporta como prueba), la garantía de su autenticidad, la ausencia total de manipulación, y finalmente, si fuese necesaria, la práctica pericial informática.