Modelo de contrato privado entre cónyuges en momentos de separación o crisis matrimonial, para adoptar acuerdos en el ámbito familiar a causa de una ruptura de la pareja.

Hola lector, aquí me tienes de nuevo, escribiendo para ti en Modelos y Contratos.

Hoy te traigo un artículo muy interesante en el que hablaremos sobre la crisis matrimonial (o en parejas de hecho) y de cómo resolver ciertas cuestiones en el ámbito de la familia cuando los sujetos deciden interrumpir la relación sentimental, provocada precisamente por una ruptura, momentánea o definitiva.

Quizás estás pasando por una crisis con tu pareja, que ha desencadenado en un ruptura, pero todavía no estás seguro/a de divorciarte de ella o de él.

Esta separación puede ser momentánea, la cual se puede traducir como «un tiempo» en la pareja, pero que ninguno de los dos están al 100% seguros de demandar el divorcio.

Entiéndase que me refiero a «separación» como «ruptura» de los cónyuges, y no como aquella separación judicial, que es aquella ratificada por un juez.

Precisamente, de lo que se trata es llegar a un pacto con tu pareja para acordar los términos de la separación durante el tiempo de crisis.

🔴 Una situación de crisis matrimonial cesa o interrumpe temporal o definitivamente el matrimonio.

Y ante este momento de crisis por el que atraviesas, será necesario definir un acuerdo con tu pareja sobre determinadas cuestiones a tener en cuenta: uso del domicilio familiar, lugar de residencia, custodia de los hijos menores, régimen de visitas, manutención, contribución a las cargas y gastos, gastos extraordinarios, reparto de bienes muebles (por ej. vehículos), uso y disfrute de propiedades, etc.

Se trata de un acuerdo muy importante entre cónyuges, el cual regirá durante el tiempo que dure la situación de crisis matrimonial.

Después de ese tiempo indeterminado que has decidido tomarte con tu pareja, la ruptura podrá acabar en reconciliación o divorcio.

Sea cual sea el devenir de la crisis matrimonial y sus consecuencias, el pacto entre cónyuges te servirá para tener una cierta seguridad durante todo ese período. Un contrato que ambos cónyuges se obligan a cumplir.

Este modelo de contrato privado entre cónyuges que se separan, tiene como objeto regular los asuntos del ámbito familiar que se rompen con la separación. Un pacto sobre las condiciones que regirán durante la separación.

 

Modelo de contrato entre parejas por ruptura o separación.

✅ Con este modelo de contrato (pacto pre-divorcio) podrás acordar con tu pareja asuntos personales y económicos dentro del ámbito familiar, a causa de crisis matrimonial o separación.

Modelo contrato separación de pareja.

 

¿Qué es una crisis matrimonial o de pareja?

Te decía al inicio de este artículo que una crisis matrimonial o de pareja es la situación en que cesa o se
interrumpe temporal o definitivamente el matrimonio.

También válido este concepto para las uniones de hecho.

Las crisis matrimoniales o las separaciones, abarcan procesos de cambio que sufren los cónyuges, tanto a nivel individual como familiar, como así también los hijos de la pareja en situación de ruptura.

Se trata de un cambio profundo en el ámbito familiar.

Trinidad Bernal Samper, Doctora en Psicología, definió la ruptura de pareja «como una de las experiencias más dolorosas que el ser humano puede sufrir».

Y solo con la etapa de la separación judicial o divorcio, las partes reconocen oficialmente el fin de su vínculo matrimonial.

Sin embargo, hasta que no llegue ese momento oficial de separación o divorcio, las parejas pueden establecer compromisos económicos, como el uso de los bienes, el régimen de custodia o visitas hacia con los hijos menores, etc.

Y es en este punto de la crisis matrimonial, es donde me quiero centrar con la explicación del pacto privado entre cónyuges.

Un pacto pre-divorcio, en donde la pareja podrá acordar sus compromisos económicos, personales y familiares, durante la interrupción temporal del matrimonio o de la pareja de hecho.

 

Un contrato pre-divorcio durante la separación.

Cada pareja es un mundo.

La crisis matrimonial puede durar más o puede durar menos.

En ocasiones, la interrupción del matrimonio, o pareja de hecho, puede durar años.

En muchos casos, se deben a problemas económicos en la pareja que les provoca temor al gran cambio, o les impide afrontar un proceso judicial con los gastos de abogados y procuradores que eso conlleva.

En otros casos, la separación del matrimonio se debe a que los cónyuges prefieren esperar, darse un tiempo, a la espera de pasar el bache de crisis.

A continuación te explico en que consiste el pacto entre cónyuges o pre-divorcio.

 

Pacto privado entre cónyuges en situación de separación.

Todavía no estás 100% seguro/a de romper definitivamente con tu pareja, pero te encuentras en una situación de separación, o en vías de estarlo, a causa de la crisis matrimonial que estás atravesando.

Esta situación terminará de dos formas: Separación judicial/divorcio o reconciliación.

Ahora no es tiempo de tomar decisiones en medio de una crisis matrimonial o de separación. Pero sí en salvaguardar ciertas cosas, centradas en tu economía y en el bienestar de tus hijos, si existen.

Un pacto pre-divorcio sirve para solventar la controversia entre la pareja dentro del ámbito privado de la misma.

Se trata pues, de un contrato para solucionar la controversias matrimonial mediante recíprocas concesiones.

No es más que un contrato de transacción en el ámbito familiar. Yo te dejo esto, tú me das aquello.

Y todo con el fin de evitar, al menos por un tiempo, el divorcio.

 

¿Es legal un contrato privado entre cónyuges?

Un contrato privado entre cónyuges es legal.

El Código Civil establece que los cónyuges pueden realizar entre sí toda clase de contratos.

 

«Los cónyuges podrán transmitirse por cualquier título bienes y derechos y celebrar entre sí toda clase de contratos.»

Artículo 1323 del Código Civil.

 

Por tanto, sería perfectamente legal que, ante una situación de crisis matrimonial como la que estamos analizando, los cónyuges decidan celebrar un contrato transaccional para poner fin a una controversia entre las partes, mediante concesiones recíprocas (reparto de bienes, custodia o régimen de visita de los hijos, compensaciones económicas, etc.).

 

La transacción es un contrato por el cual las partes, dando, prometiendo o reteniendo cada una alguna cosa, evitan la provocación de un pleito o ponen término al que había comenzado.

Artículo 1809 del Código Civil.

 

Dicho contrato privado entre cónyuges deberá ser consensual y recíproco.

El pacto será válido si hay consentimiento por ambos cónyuges.

Y es recíproco, porque cada cónyuge contrae obligaciones hacia con la otra.

Sin embargo, y esto es muy importante, las partes del contrato solo podrán pactar sobre todo aquello que tengan poder de disposición.

⚠️ Hay cuestiones que están prohibidas.

Las parejas no pueden pactar sobre cuestiones que tengan que ver con los derechos de la personalidad, ni los de familia, ni sobre alimentos futuros y estado civil, por no ser disponibles.

 

No se puede transigir sobre el estado civil de las personas, ni sobre las cuestiones matrimoniales, ni sobre alimentos futuros.

Artículo 1814 del Código Civil.

 

Para estas cuestiones será necesaria la ratificación judicial de un convenio regulador, como veremos más adelante.

Resulta lógico en materia de orden público e interés general, que los cónyuges tengan prohibido pactar en un contrato privado sobre el estado civil, o la existencia o no del vínculo matrimonial. Será un juez quien lo determine.

Pero sí es completamente válido un acuerdo sobre aspectos personales de la relación entre los cónyuges.

Pongamos como ejemplo más común, la decisión de la pareja de no convivir durante la separación o crisis matrimonial.

Estas cuestiones que sí están disponibles para los cónyuges, como la convivencia, el reparto de bienes, quién reside en el domicilio familiar, quién se queda con el coche, cómo será la custodia de los hijos, cuál será el horario de visitas, etc., etc., podrán ser pactadas en un contrato privado, pues no afectan al orden público ni a los intereses generales.

El pacto privado entre cónyuges dará seguridad a los contratantes, pues solventa una controversia derivada de la separación o crisis matrimonial hasta el día en que decidan firmar el divorcio o sellar una reconciliación.

 

¿Qué temas se pueden pactar entre las parejas de forma privada?

Como te vengo explicando, en este modelo de contrato, podrás pactar con tu pareja todas aquellas cuestiones personales y patrimoniales que afecten al ámbito familiar y que no estén prohibidas.

El pacto privado entre cónyuges deberá contener los mismos extremos que se exigen para el convenio regulador en los casos de divorcio.

Esto es:

  • El cuidado de los hijos, la custodia y el régimen de visitas.
  • La atribución del uso de la vivienda y el ajuar familiar.
  • El reparto de bienes materiales (p. ej.: coches).
  • La contribución a los gastos, compensación al cónyuge, etc.
  • Cláusula de revisión periódica, prórroga, plazos para la presentación o no de la demanda de divorcio.

Al fin y al cabo, cualquier detalle de la vida cotidiana de los cónyuges (ahora no convivientes o en crisis matrimonial) que interese adoptar en el contrato privado de separación.

Si más tarde, los cónyuges no reconcilian su relación sentimental y la crisis matrimonial deriva en el divorcio, este documento privado será la base para la redacción del convenio regulador que se aportará junto a la demanda de divorcio, ya que en la práctica se estará ejecutando.

Si en la fase de separación judicial o divorcio los cónyuges cambian de parecer sobre alguna cuestión acordada en el contrato privado, podrán hacerlo en el convenio regulador de divorcio.

 

¿Pacto privado entre cónyuges o convenio regulador?

Seguro que, en tu situación de ruptura matrimonial, ya te has informado, has buscado en internet o consultado a un abogado sobre qué hacer ante una separación.

Habrás leído acerca del convenio regulador.

Básicamente, el convenio regulador es el documento que contiene los acuerdos alcanzados entre cónyuges, de mutuo acuerdo, sobre los aspectos personales y patrimoniales del matrimonio, y que regirán después del divorcio.

Para que el convenio regulador produzca plenos efectos con posterioridad al divorcio, es imprescindible que sea aprobado judicialmente.

De otra parte, un pacto pre-divorcio, es un acuerdo privado entre cónyuges para regular las mismas cuestiones que el convenio regulador, pero que en la práctica, no es ratificado por el juez, porque la pareja así lo ha querido.

Es decir, mediante el contrato privado, los cónyuges acuerdan las cuestiones personales y patrimoniales del ámbito familiar a causa de una crisis matrimonial, pero todavía no han decidido hacer «oficial» la ruptura.

Con el correr del tiempo, la pareja terminará decidiendo el divorcio o la reconciliación.

Entretanto, el contrato privado entre cónyuges servirá para regular sus vidas cotidianas.

Es de entender que, en caso de reconciliación matrimonial, el pacto entre cónyuges se terminará o se actualizará a las nuevas circunstancias del ámbito familiar.

Por el contrario, en caso de divorcio, el pacto será utilizado como base para la redacción del convenio regulador en la demanda de divorcio.

 

Si quieres contarme tu caso, envía tus comentarios más abajo. ⬇️

Tu abogado online.

Últimos artículos

Deja un comentario

Busca el modelo o la información legal que necesitas

Abrir chat
¡Hola! 🤚🏼 ¿Alguna duda con tu modelo de contrato o escrito? Pregúntame.