Mi casero me echa por necesidad y después no ocupa la vivienda
5 (100%) 5 votos

Mi casero me ha echado del piso por necesidad de vivienda pero no lo ha ocupado. ¿Qué ocurre cuando el propietario no ocupa el piso después de justificar el desalojo en la necesidad de vivienda? ¿Puede reclamar el inquilino una indemnización al arrendador? ¿Puede el inquilino volver a la vivienda alquilada?

Hola lector, ya tenía ganas de escribir sobre este asunto, el cual provoca dudas e incertidumbre entre los inquilinos que se ven obligados a abandonar el piso por motivos de necesidad de vivienda del propietario y/o de su familia, y que ha llenado de consultas y comentarios el post que publiqué sobre cómo puede el arrendador recuperar su vivienda por necesidad.

Se trata de una situación cada vez más frecuente en los alquileres de toda España, provocada por la reforma de la LAU en 2013, y que permite al arrendador echar al inquilino del piso por necesidad para él o para su familia, aunque esta posibilidad no venga explícitamente reflejada en el contrato.

Sin embargo -de ahí que escriba este post-, muchos arrendadores utilizan esta fórmula de «necesidad de vivienda» para desahuciar al inquilino, recuperar el piso, y destinarlo a otros fines, como por ejemplo la presencia de un mejor inquilino, el pago de una renta más alta, la venta del inmueble, etc.

Ante este fraude de ley, ¿qué puede hacer el inquilino?

La ley nos ofrece 2 opciones: Volver a la vivienda alquilada y/o exigir una indemnización.

Vamos con la explicación.

 

¿Que puedo hacer si mi casero no ocupa el piso después de alegar necesidad de vivienda?

Con frecuencia el arrendador necesita realmente la vivienda para sí o sus familiares al poco tiempo de haberla alquilado.

Las circunstancias personales del casero o las de algún familiar (padre, madre, hijos, cónyuge) pueden cambiar inesperadamente y por sorpresa el arrendador necesite recuperar la vivienda para utilizarla habitualmente.

Pero en la práctica existen casos de fraude (probablemente sea el tuyo lector) de arrendadores que han alegado «necesidad de vivienda» para evitar el derecho de la prórroga obligatoria del contrato, cuando en la realidad, el destino del inmueble era otro distinto, como puede ser la venta del piso, la presencia de un mejor inquilino, la subida de la renta, etc.

Se trata de una simulación de necesidad de vivienda que, como vemos, esconde un fin bien distinto por parte del propietario.

¿Qué puede hacer el inquilino ante esta situación de fraude?

La ley permite al inquilino entre optar por:

A) Reocupar la vivienda alquilada, con indemnización por los daños que el desahucio le ha supuesto.

B) Exigir una indemnización que viene fijada por ley.

 

A) Reclamar la reocupación del inquilino por falsa causa de necesidad de vivienda.

La ley establece que el arrendatario podrá optar, en el plazo de treinta días, entre ser repuesto en el uso y disfrute de la vivienda arrendada por un nuevo período de hasta tres años, respetando, en lo demás, las condiciones contractuales existentes al tiempo de la extinción, con indemnización de los gastos que el desalojo de la vivienda le hubiera supuesto hasta el momento de la reocupación.

Con esta opción, el inquilino puede exigir reocupar la vivienda alquilada por un nuevo plazo de duración de 3 años, como si de un nuevo contrato se tratara, pero con las mismas condiciones que tenía en el acuerdo original.

Simultáneamente, el arrendatario puede reclamar al casero una indemnización por la cantidad correspondiente a los gastos que haya tenido que soportar desde el desahucio hasta el momento del realojo en la vivienda alquilada.

 

B) Reclamar una indemnización al casero por simular necesidad de vivienda.

La opción b) es, lógicamente, la más utilizada por los arrendatarios a la hora de reclamar al propietario por fraude en la causa de necesidad de vivienda.

Dicha indemnización, fijada por ley, debe ser por una cantidad equivalente a una mensualidad por cada año que quedara por cumplir hasta completar tres.

Es decir, si el desahucio por falsa necesidad de vivienda del casero se produce el primer año, el arrendatario tendrá derecho a reclamar una indemnización de dos mensualidades de renta.

Decía al inicio, que en la práctica el inquilino prefiere la opción de la indemnización frente al realojo de la vivienda alquilada, ya que cuando el arrendador ejerce su derecho de necesidad de vivienda y el arrendatario se ve obligado a marchar del inmueble, una vez que alquila otra vivienda le resulta más complicado volver al piso anterior, reclamando exclusivamente la indemnización.

 

Modelo para reclamar realojo y/o indemnización por falsa necesidad de vivienda del arrendador.

Ahora que ya conoces cuales son tus derechos una vez que el casero no ocupa el piso después de haber alegado necesidad de vivienda, el siguiente paso será reclamar por escrito al casero.

Si necesitas ayuda con el escrito de reclamación, a continuación podrás descargártelo en Word y así poder editar el documento con tus datos.

En el modelo he puesto las dos opciones. Selecciona la que prefieras:

A) Reocupar la vivienda alquilada, exigiendo además una indemnización por daños.

B) Exigir la indemnización equivalente a 1 mes por año que restara por cumplir hasta los 3.

 

modelo-reclamacion-indemnizacion-por-necesidad-vivienda

 

¡No esperes más! Haz click en el botón "comprar ahora", colabora con este blog, y descárgate inmediatamente el modelo completo, en formato Word, para que puedas editarlo directamente con tus datos. Puedes pagar con tarjeta o por PayPal, la forma rápida y segura de pagar en Internet.

 

Simular necesidad de vivienda para recuperar el piso es un fraude.

Simular una causa de necesidad de vivienda para recuperar un piso es un fraude que está sancionado por la ley.

Anteriormente, escribí sobre el fraude de los contratos de arrendamiento de temporada, una práctica muy extendida en el mundo del alquiler, con el mismo fin: evitar la prórroga obligatoria de los contratos.

Como hemos podido ver, en ocasiones los propietarios han recurrido a esta vía para recuperar la vivienda cuando han visto que otras causas de resolución anticipada no han sido bien recibidas por sus inquilinos.

De esta manera, los arrendadores han intentado simular la existencia de una causa de necesidad que anticipara el vencimiento del plazo de 3 años, que es el tiempo que como máximo dispone el arrendatario para estar en la vivienda (derecho que le otorga la prórroga forzosa).

Ante esta situación, la LAU otorga al inquilino dos opciones que, como hemos visto, vienen a sancionar civilmente la conducta fraudulenta del arrendador.

Si se demuestra que el propietario, o sus hijos, o cónyuge, o el familiar en primer grado de consanguinidad que necesita la vivienda, no la ha ocupado en el plazo de 3 meses, a contar desde el extinción del contrato de alquiler de vivienda o desde el momento del desahucio, el inquilino dispondrá de 30 días para iniciar la reclamación a su casero, optando por alguna de las vías que establece la ley y que he explicado en este artículo.

 

Espero lector que hayas encontrado las respuestas legales que estabas buscando.

Si todavía tienes dudas o quieres exponer tu caso, podrás dejar tus comentarios justo aquí abajo.

🌐Nos vemos online.

Últimos artículos

Deja un comentario

Busca el modelo o la información legal que necesitas