El Procedimiento Monitorio para Reclamar Deudas al Moroso (Parte 1)
5 (100%) 17 votos

Exigir judicialmente el cobro de una deuda mediante el procedimiento monitorio es posible. Una herramienta muy útil al alcance de cualquier acreedor, para el recobro de impagados, dinero y rentas de alquiler, sin abogados, hasta 2000€.    

Si te deben dinero y las vías amistosas no han servido para cobrar la deuda, ha llegado el momento de acudir a la vía judicial. 

Hola lector. Hoy en Modelos y Contratos, hablaremos del proceso monitorio -capítulo 1-, para demandar judicialmente al moroso en caso de impagados. 

¡Acreedor! ¿eres empresario? ¿autónomo? ¿profesional? ¿propietario de un piso en alquiler? ¿un particular? Si tienes una deuda que reclamar, sigue leyendo este post.

En este artículo nos centraremos exclusivamente en las reclamaciones cuya deuda no supere los dos mil euros.

 

Para llevar al moroso ante el Juez, no te hace falta un abogado. 

Cuando las reclamaciones amistosas o extrajudiciales no han servido para cobrar una deuda, el acreedor tiene frente a él la posibilidad de acudir al Juzgado y exigir judicialmente al deudor que pague.

En España, la ley permite que todas las personas y empresas puedan recurrir a la justicia para reclamar impagados, sin necesidad de tener que contratar a un abogado, cuando el importe de lo reclamado no supere los dos mil euros.

Desde la presentación de la demanda en el Juzgado, hasta el embargo de los bienes del deudor (si el conflicto no se resuelve antes), en ninguna fase del procedimiento hace falta tener un abogado ni contar con un procurador, siempre que la cantidad reclamada no supere los 2.000 euros.

Veamos en qué consiste el proceso monitorio.

 

El procedimiento monitorio para reclamar deudas hasta dos mil euros.

El proceso monitorio es un sencillo procedimiento para exigir judicialmente el cobro de deudas pendientes de pago. 

Se trata de un procedimiento judicial muy útil, para que empresas, autónomos, comunidades de propietarios, profesionales y particulares, puedan exigir el cobro de los impagados.

Una de las ventajas del procedimiento monitorio, es que no se exige la presencia de abogado ni procurador para presentar la demanda, sea cual sea la cantidad reclamada.

Como veremos en el siguiente capítulo, si el demandado (deudor) se opone al proceso monitorio y la cantidad exigida supera los dos mil euros, el acreedor estará obligado a contratar los servicios de abogado y procurador. 

Sin embargo, cuando el importe de la reclamación no exceda los dos mil euros, el acreedor podrá valerse por si mismo durante todo el proceso, siendo ésta su principal ventaja.

 

No se necesita abogado.

La Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (LEC), en su artículo 31.2.1º, al hablar de la intervención del letrado, establece que no será obligatoria la presencia de abogado en: 

Los juicios verbales cuya determinación se haya efectuado por razón de la cuantía y ésta no exceda de 2.000 euros, y la petición inicial de los procedimientos monitorios conforme a lo previsto en esta Ley.

 

No hace falta procurador.

Por su parte, el artículo 23.2.1º de la LEC establece que las partes podrán comparecer por sí mismos, sin necesidad de procurador:

En los juicios verbales cuya determinación se haya efectuado por razón de la cuantía y ésta no exceda de 2.000 euros, y para la petición inicial de los procedimientos monitorios, conforme a lo previsto en esta Ley.

 

Como vemos, el acreedor puede dirigirse al juzgado y presentar, él mismo, una demanda, la cual se conoce como “petición inicial de procedimiento monitorio”.

De inicio a fin, el demandante podrá valerse por si mismo, sin recurrir a los servicios de un abogado, siempre y cuando la cantidad exigida no supere los dos mil euros.

Si la deuda no supera dicha cantidad, en ninguna fase del procedimiento hará falta abogado, ni tampoco en el procedimiento de ejecución. 

Puede suceder que, al despachar ejecución, entre el capital y los intereses, se superen los dos mil euros. En ese caso, habría que estar asistido de un abogado para poder despachar la ejecución.

 

¿Quién puede acudir a un procedimiento monitorio?

Cualquier persona, sea física o jurídica, puede presentar la demanda -petición inicial- en el juzgado:

El fontanero que realiza una reparación, pero, sin embargo, su cliente no paga.

La empresa que vende productos, pero el comprador no abona la factura correspondiente.

O aquel particular que realizó un préstamo a un amigo, pero éste no devuelve el dinero en el plazo pactado.

Lo más importante en este proceso monitorio es que el acreedor tenga un documento que acredite la existencia de la deuda que reclama, ya que, de no poseer papeles, la demanda no será admitida -lo veremos más abajo-.

 

El plazo para reclamar una deuda.

El plazo general de prescripción de una obligación personal -por ejemplo una deuda de dinero entre particulares- hasta el mes de octubre de 2015 era de 15 años, cuando fue modificado el artículo 1964 del Código Civil, y desde 7 de octubre de 2015 el plazo es de 5 años.

Las acciones personales que no tengan plazo especial prescriben a los cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación. En las obligaciones continuadas de hacer o no hacer, el plazo comenzará cada vez que se incumplan.

 

Ejemplos de prescripción de deudas:

Si un particular, en enero de 2015, prestó 1.000 euros a un familiar, tendrá 15 años de plazo para reclamar la deuda, a contar desde el momento en que sea exigible.

Si el préstamo se realizó el 20 de diciembre de 2015, el plazo para reclamar la deuda ya sería de 5 años -y no de 15-.

Siguiendo el ejemplo del fontanero, la deuda sería exigible desde el momento de haberse prestado el servicio.

La empresa, desde el momento en que se realizó la venta.

El particular que presta dinero, si se establece un plazo de devolución en el contrato de préstamo, la deuda sería exigible a partir del cumplimiento de ese plazo. Si no se pacto plazo, la deuda es exigible a partir del momento de la entrega.

Una notificación fehaciente o el envío del burofax interrumpe la prescripción, reiniciándose el cómputo.

Desde el momento de la presentación de la demanda, la deuda devenga el interés legal del dinero, a no ser que exista un pacto con un interés determinado en el contrato.

 

Requisitos del proceso monitorio.

La ley establece que cualquier persona podrá acudir al procedimiento monitorio para exigir el pago de una deuda de dinero de cualquier importe siempre que ésta sea líquida, determinada, vencida y exigible.

Podrá acudir al proceso monitorio quien pretenda de otro el pago de deuda dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible (…)

 

Veamos pues el significado de cada uno de estos requisitos:

Que la deuda sea dineraria significa que el acreedor lo que exige del moroso es el pago de dinero en sentido estricto –euros u otra moneda extranjera de curso legal-.

la deuda debe ser líquida, es decir, que está concretada en una suma de dinero y por tanto, que esté determinada por el demandante.

Cuando se habla de deuda vencida, la ley se refiere a que el plazo de pago ha transcurrido y el deudor no ha regularizado esa situación.

Por lo tanto, si la que se exige ha vencido, no cabría presentar una demanda por una deuda futura que todavía no ha vencido.

Finalmente, la deuda es exigible cuando no depende de ninguna contraprestación ni está sujeta a condición alguna. El moroso lo es sin más, y el deudor está en su pleno derecho de reclamar la cantidad.

 

Documentos que se deben tener a mano.

Otro de los requisitos ineludibles para iniciar una demanda por los causes del juicio monitorio, es que el demandante acredite la deuda mediante documentos.

El acreedor no podrá acudir a este procedimiento si no es capaz de demostrar la deuda mediante algún documento escrito.

Tampoco será posible demandar al deudor mediante este procedimiento si la deuda se originó en el marco de un contrato verbal.

El acreedor deberá acreditar la deuda ante el juez, de alguna de las siguientes formas:

  1. Mediante documentos, cualquiera que sea su forma y clase o el
    soporte físico en que se encuentren, que aparezcan firmados o con sello,
    impronta o marca o con cualquier otra señal, física o electrónica, de la
    persona deudora.
  2. Mediante facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas,
    telefax o cualesquiera otros documentos que, aun unilateralmente creados
    entre la persona acreedora y la deudora, sean de los que habitualmente
    documentan los créditos y deudas dinerarias en relaciones de la clase que
    aparezca existente entre la persona acreedora y deudora.
  3. Mediante documentos comerciales que acrediten una relación anterior
    duradera y se aporten junto al documento en que conste la deuda.

Por lo tanto, cualquier documento que pueda demostrar la deuda que se exige sería válido para que el juez admita la demanda.

 

¿Dónde se presenta la demanda de juicio monitorio?

El acreedor deberá dirigirse al Juzgado de Primera Instancia del domicilio o residencia del deudor, para presentar la demanda de proceso monitorio -o petición inicial-.

Si el demandante desconoce la dirección del deudor, podría acudir al Juzgado del lugar donde el deudor pudiera ser hallado.

Es muy importante identificar bien cuál es el Juzgado donde debe de presentar dicha demanda.

Una forma de conocer cuál es el Juzgado correspondiente al domicilio del demandado, es utilizando los servicios de localización -demarcación- en la página web de los Procuradores de España.

Artículo 813 de la LEC, sobre la competencia:

Será exclusivamente competente para el proceso monitorio el Juzgado de Primera Instancia del domicilio o residencia del deudor o, si no fueren conocidos, el del lugar en que el deudor pudiera ser hallado a efectos del requerimiento de pago por el Tribunal (…)

 

La excepción a la regla: La Comunidad de propietarios.

Únicamente, en aquellos casos donde el acreedor es una comunidad de propietarios de inmuebles urbanos, el acreedor podrá interponer la demanda en el Juzgado donde se halle el edificio de la comunidad o en la localidad donde vive el deudor.

Un ejemplo: aquel vecino que tiene su apartamento de vacaciones en Tenerife, y su lugar de residencia en La Coruña. La Comunidad de propietarios en Tenerife podría demandarlo en aquella isla, o en su domicilio de La Coruña, a elección de ésta.

En los próximos capítulos seguiremos explicando el funcionamiento del proceso monitorio y las posibles reacciones del deudor ante la notificación de la demanda:

«Juicio al moroso, proceso monitorio (parte 2)» 

«Reclamar judicialmente rentas de alquiler (parte 3)»

 

¿Buscas un formulario de contrato, modelo de escrito, o plantilla?

?Encuéntralo en la página de descargas de modelos de contratos.

Artículos sugeridos
Muestra 6 comentarios
  • Pedro
    Responder

    Hola Tito muchas gracias por tu blog. Para tenerlo claro, si quiero llevar a juicio a una persona que me debe dinero tiene que ser en el juzgado donde vivie?

    • Tito Petrizzo
      Responder

      Hola Pedro, así es, debes presentar la demanda de juicio monitorio en el juzgado que corresponda al lugar del domicilio del deudor. Espero que este post te sirva de ayuda. Nos vemos online.

  • Lola
    Responder

    Antes de nada, decirte que está todo perfectamente explicado..
    Pero tengo una dudilla en cuanto la forma de acreditar la deuda. ¿Sabes si cabría tal acreditación a través de mensajes de WhatsApp? Es que es la típica deuda dimanante de acuerdo verbal, aunque de los mensajes intercambiados a través de dicha app se ve claramente que hay una cantidad adeudada no satisfecha. En caso afirmativo, como aportar dicha documental ante el JPI?
    Gracias y sigue así!

    • Tito Petrizzo
      Responder

      Hola Lola, muchas gracias por tu comentario. En un proceso monitorio se necesita aportar documentación que acredite la deuda, y la sola presencia de mensajes de whatsapp no creo que sea suficiente para la admisión de la petición inicial.
      Nos vemos online.

  • Pedro
    Responder

    Hola tito tengi varios prestamos que no puedo pagar entre todos superan mas de 4000 euros que puedo hacer, no tengo nomina ni mada a mi nombre y me da miedo por lo que me pueda pasar

    • Tito Petrizzo
      Responder

      Hola Pedro, lamento tu situación y te recomiendo renegociar con los prestamistas con el fin de conseguir facilidades de pago. Aunque no tengas nada a tu nombre ahora, no significa que mañana puedas tener una nómina y ésta sea embargada. Por eso, en mi opinión deberías hablar con el banco para buscar una salida. Suerte.
      Nos vemos online.

Deja un comentario

Busca el modelo o la información legal que necesitas