¿Puede Entrar el Propietario en Casa o Piso del Inquilino?
4.9 (98.18%) 11 votos

Dicho de otra manera, para entendernos, ¿tiene derecho el casero a entrar y salir de la vivienda alquilada a su antojo?

Aunque en muchos contratos de alquiler, el arrendador se reserva el derecho a entrar en la vivienda del arrendatario para inspeccionar su estado, esta cláusula es ilegal.

En este artículo, lector, te explico por qué.

Venga, estás en Modelos y Contratos.

 

¿Puede entrar el arrendador en mi casa o piso de alquiler?

Se trata de una pregunta que se hacen muchos inquilinos cuando el propietario invade la casa o el piso de alquiler: ¿Tiene derecho el arrendador a entrar en la vivienda alquilada?

No. No tiene derecho. Mientras el inquilino se encuentre en posesión de la vivienda, el propietario no podrá entrar en ella sin su consentimiento.

Es decir, el inquilino debe dar permiso al casero para acceder a la casa o al piso, de lo contrario, el propietario no tiene derecho a entrar en el domicilio del arrendatario.

Vamos por partes.

 

El domicilio del inquilino es inviolable.

La Constitución española establece en su artículo 18.2 que el domicilio es inviolable.

Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.

La inviolabilidad del domicilio, como vemos, es un derecho contemplado en la propia Constitución.

Lo que significa que, una vez suscrito un contrato de alquiler de vivienda, el propietario no puede acceder a ésta sin permiso del inquilino.

El domicilio de las personas es el lugar de su residencia habitual

La Constitución señala cuales son las dos excepciones a la regla, en las que se admite la entrada del propietario a la vivienda: 1) consentimiento del arrendatario y 2) autorización judicial.

Hay que tener presente que, mediante el contrato de alquiler, el arrendador cede el uso de una casa o piso para que una tercera persona pueda satisfacer su necesidad de vivienda, convirtiéndose así en su domicilio, tal y como señala el artículo 2 de la Ley de arrendamientos urbanos (LAU).

Se considera arrendamiento de vivienda aquel arrendamiento que recae sobre una edificación habitable cuyo destino primordial sea satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario.

Por lo tanto, constituido el contrato de arrendamiento de vivienda, el inquilino y su familia establecen en ella su domicilio o su residencia habitual, en virtud del artículo 40 del Código civil.

Para el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones civiles, el domicilio de las personas naturales es el lugar de su residencia habitual.

Como vemos, la inviolabilidad del domicilio de las personas es un derecho fundamental recogido en la Constitución y tiene una protección impecable en las leyes.

Pero qué pasa si el propietario accede a la vivienda sin consentimiento del inquilino…

 

Allanamiento de morada del inquilino.

Como venía diciendo, para que el propietario acceda al domicilio del inquilino, es necesario que exista el consentimiento previo del arrendatario, dado el carácter de inviolabilidad que tiene ese domicilio.

Esto quiere decir que, el propietario deberá acudir a los tribunales, si por algún motivo cree necesario el acceso a la vivienda. De lo contrario, podría incurrir en un delito de allanamiento de morada, castigado con pena de prisión de 6 meses a 2 años.

Además, el Código Penal, artículo 202, considera como un agravante que la entrada a la vivienda se realice con violencia o intimidación.

1. El particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años.

2. Si el hecho se ejecutare con violencia o intimidación la pena será de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses.

Así que ya sabes, si eres inquilino ya conoces tus derechos.

En cambio, si eres propietario y quieres acceder a una casa o piso que tienes en alquiler, sea cual sea el motivo, tendrás que recurrir antes a la justicia, de lo contrario podrías estar cometiendo un delito de allanamiento de morada.

 

¿Es legal una cláusula en el contrato de alquiler que permita al arrendador el acceso a la vivienda?

No. Una cláusula contractual que permita al propietario el acceso a la vivienda de alquiler prescindiendo del consentimiento del inquilino sería ilegal.

En los supuestos contemplados en los artículos 21 y 22 de la LAU, en relación a la conservación de la vivienda y obras de mejora, pueden existir cláusulas contractuales que faciliten al propietario el acceso a la vivienda, aunque es aplicable igualmente si no se menciona en el contrato, y para ello seguirá siendo necesario el consentimiento del inquilino.

Existen casos en los que el dueño de un piso se reserva el derecho de entrar y salir de la vivienda en cualquier momento para comprobar el estado del inmueble. Esta situación es ilegal, aunque figure en el contrato de alquiler.

 

¿Puedo entrar en el piso si el inquilino no paga la renta o el contrato ha terminado?

No. El domicilio sigue siendo inviolable aunque el inquilino no pague la renta de alquiler o el contrato de arrendamiento haya llegado a su fin.

El propietario, si no ha firmado con el inquilino un documento de fin de contrato y entrega de llaves, deberá acudir al juzgado para que se declare resuelto el contrato de arrendamiento, por impago, por vencimiento del contrato o por las dos, y sólo cuando el juez resuelva desalojar al inquilino, el arrendador podrá volver a entrar en su vivienda de forma legal.

Otra situación que se produce con frecuencia es el abandono de la vivienda por parte del inquilino pero sin entregar las llaves, incluso con deudas pendientes. Al igual que en el caso anterior, el arrendador debe acudir a los tribunales y esperar la sentencia de desahucio y su ejecución para poder acceder legalmente a la casa o piso.